Este espectáculo se inspira en una gran aventura

histórica: la embajada Keicho.

En el año 1614, una embajada japonesa llegó por primera vez a las costas españolas (concretamente a Coria del Río), con el objetivo de establecer lazos con el imperio y afianzar el cristianismo.
Tras muchos meses de encuentros y desencuentros, la expedición debió regresar al país nipón, sin embargo, muchos de los integrantes de la misma decidieron quedarse en el sur de España; todavía hoy el apellido Japón perdura en tierras andaluzas.

El espectador asistirá a un gran encuentro histórico de culturas teatralizado en donde, de la mano de la historia, la ficción, de los tambores taiko y del cante, el baile y la guitarra flamencos, podrá viajar hasta esa época fascinante donde todo estaba por descubrir.